Por Plika

Balanced ScoreCard (BSC) o Cuadro de Mando Integral, como se le conoce en español, es una metodología y herramienta que traduce la estrategia en un conjunto de medidas orientadas a la actuación.

O sea, interpreta los indicadores y los traduce en acciones a seguir. Para ello, los tableros del BSC se abastecen de los sistemas de información. Por ejemplo, toman datos de los sistemas FP&A, ERP, CRM, BI de la empresa.

De esta forma, se busca entender por qué están dándose ciertos resultados y ayuda a cumplir con los objetivos y metas que se proponga la empresa.

Así, antes de entrar de lleno, te invitamos a ver nuestro webinar sobre la importancia de tener un buen  análisis de datos bajo un enfoque económico financiero:

Beneficios del Balanced Scorecard

El BSC tiene múltiples beneficios para una organización. Entre ellos, permite traducir las visiones en acciones concretas. De esta forma, los esfuerzos de la empresa resultarán organizados y focalizados en alcanzar la meta propuesta.

Balanced ScoreCard (BSC) o Cuadro de Mando Integral es una metodología y herramienta que traduce la estrategia en un conjunto de medidas para la actuación.

A su vez, la utilización de la metodología BSC o tablero de control se acompaña de la creación de un mapa estratégico. Dicha herramienta permite una representación visual de la estrategia y organiza la información en relaciones causa-efecto. 

En consecuencia, el mapa estratégico fortalece el trabajo en equipo porque deja en evidencia los esfuerzos de unos y otros. Asimismo, favorece una comunicación sencilla y certera respecto de las actividades que se deben desempeñar. 

La metodología Balanced Scorecard tiene múltiples beneficios para una organización. Uno de los más importantes es que permite traducir las visiones en acciones concretas.

Perspectivas del Balanced Scorecard

El Balanced Scorecard puede volver más proactiva una empresa.

Foto de Mikael Blomkvist en Pexels. Licencia CCO.

A continuación, desarrollaremos las 4 perspectivas o áreas de actuación que se identifican en la metodología BSC y sobre las que opera el tablero de control. 

Sin embargo, conviene considerar que, si bien estas perspectivas pueden adaptarse a la mayor parte de las organizaciones, la aplicación resulta siempre orientada al caso por caso. 

Es decir, se debe tener en cuenta que cada empresa u organización deberá adecuarlas según sus particularidades, metas y la información de la que dispone para el análisis. 

Finanzas

Los indicadores financieros han sido, a lo largo de los años, los datos más utilizados. También son generalmente de los más importantes para las empresas: reflejan la salud financiera, proyecciones, las inversiones y la eficiencia de la empresa.

Básicamente, cualquier objetivo del tipo financiero puede ser medido y, por lo tanto, incluido como una perspectiva o como un objetivo a mejorar.

En este sentido, el método Balanced ScoreCard toma los datos históricos y proyectados de un sistema de FP&A; a su vez, nuclea la información dispersa en múltiples fuentes (como podrían ser un ERP, CRM o BI) y puede ayudar a complementar dichos indicadores para lograr una mejor actuación financiera.

Clientes

En esta perspectiva se parte de un modelo de negocios. Desde allí se identifica el mercado y el cliente al que se quiere apuntar. Al determinar quién será nuestro cliente, podremos también saber el mercado en el que se está compitiendo.

A su vez, tal análisis permite obtener información relevante sobre cómo satisfacer o conseguir más compradores. Igualmente, se pueden establecer estrategias basadas en el mercado, lo que permitirá hacer predicciones sobre rendimientos financieros futuros.

Esta perspectiva se abastece con información proporcionada por un sistema CRM o BPR.

De procesos internos

La metodología Balanced ScoreCard permite tener una mirada eficiente respecto de procesos internos de una organización, ya sean financieros o no.

Es decir, el modelo permite la mejora de procesos internos de trabajo, en busca de mejores resultados. Los indicadores de esta perspectiva se definen cuando ya se tiene en claro los de la finanza y los del cliente.

En la instancia de procesos internos es donde se busca delimitar y planificar los objetivos de los accionistas en relación con clientes y los colaboradores del negocio. 

Al tratarse de una perspectiva organizacional resulta absolutamente singular: apunta al meollo de la organización, por lo cual se vale de sus parámetros para decidir qué y cómo lo hará. 

Para lograr esta perspectiva se requiere información administrada por un sistema FP & A, a fin de obtener reportes en tiempo y forma .  

De crecimiento y aprendizaje 

Balanced Scorecard, aporta indicadores financieros y no financieros

Foto de Scott Graham en Unsplash. Licencia CCO.

Por último, esta perspectiva del BSC —en tanto es un tablero de control de los principales indicadores— es en la que más se deben enfocar si se quieren obtener resultados constantes a largo plazo. 

Es aquí donde se identifica si se tiene que invertir en personal, sistemas u otro aspecto de la empresa para crear valor a largo plazo.  Generalmente, suele tratarse de cuestiones intangibles. Probablemente relacionadas con capacitación de personal, implementación de software o desarrollos. 

Aunque también puede dar cuenta de la necesidad de mejoras en los procesos y el capital material: máquinas e instalaciones, tecnología y todo lo que haya que potenciar para alcanzar los objetivos de las perspectivas anteriores.

Para saber dónde asignar los recursos que faciliten estos objetivos, necesitamos obtener la visión económico financiera del negocio, histórica y proyectada, lo que se logra juntando información de cada área en un plan económico.

El BSC suele tomar esta información de un sistema FP&A.

La presentación de las líneas de acción de esta área gana efectividad mediante la implementación de estrategias como el Data StoryTelling. Es fundamental que aquellos datos más técnicos resulten asequibles a todos.

Presentar la información de manera amigable, facilita la comprensión de los datos y sobre todo permite una comunicación más efectiva de  aquellas estrategias cuyos resultados y beneficios se alcanzarán a largo plazo. 

En Plika creemos en la importancia del análisis de datos. Así la mirada de nuestro CEO, Juan Pablo Baldoni, ha sido clave en la democratización de las finanzas a partir del enfoque financiero del análisis de datos. Y en ello, el diseño de de los analytic journey de nuestros clientes es un paso fundamental. 

La analítica de datos para la toma de decisiones

Balanced Scorecard en relación con la misión y visión empresariales

Foto de mohamed Hassan en Pixabay. Licencia CCO.

El punto inicial para poder diseñar un modelo de BSC es la definición de la visión y estrategias de la empresa u organización que lo utilice. Por ejemplo: ¿Se quieren aumentar las ventas en un producto determinado? ¿O se quiere aumentar la cantidad de locales?

Una vez determinada la visión, se podrán establecer la estrategia y cuáles son los indicadores que sirven para llegar a la meta. 

La analítica de datos colabora no solo en la consecución de los resultados, sino también en la definición de objetivos medibles y ajustados a la realidad de la empresa. 

El punto inicial para poder diseñar un modelo de Balanced Scorecard es la definición de la visión y estrategias de la empresa u organización.

¿Cómo implementar el Balanced Scorecard en tu empresa?

Una vez que ya contamos con visión y las estrategias de trabajo, se puede implementar la metodología BSC de dos formas: por modelo de control y seguimiento o bien por modelo de aprendizaje y seguimiento.

Modelo de control y seguimiento

La visión, estrategias e indicadores están bien definidos dentro de la empresa. Por lo tanto, el BSC puede implementarse para el seguimiento de los avances de alguna estrategia en particular.

Se libera parte del trabajo a la persona a cargo, ya que este método realiza el análisis por excepción. Vale decir, el análisis se hará solo cuando los datos no correspondan con los del objetivo marcado.

Modelo de aprendizaje organizativo y comunicación 

La aplicación de este modelo ocurre cuando, en el interior de la empresa, no existe un acuerdo unánime respecto de la visión a seguir.

En este sentido, los valores de los indicadores pueden aprovecharse para adecuar la estrategia planteada originalmente y, por extensión, los rumbos de la empresa.En este caso, la herramienta se recomienda para enriquecer y perfilar con mayor precisión las definiciones originales de la organización.

Te invitamos a ver el siguiente video, si te interesa saber más sobre las ventajas que tiene la metodología Balanced Scorecard:

Conclusión

La metodología Balanced Scorecard es una metodología de trabajo por indicadores, orientada a alcanzar las metas y visiones de una empresa. Los datos y su análisis aportan claridad, eficiencia y la posibilidad de corregir errores en las organizaciones, en tanto se procura la alineación con los objetivos del negocio.

Desde Plika podemos brindarte el análisis financiero que tu empresa está necesitando, con base en la analítica de datos y las proyecciones pertinentes. Te invitamos a utilizar nuestra demo gratuita. Luego, si deseas conocer más sobre nuestra poderosa herramienta, ¡no dudes en contactarnos!

Ebook 3 - Nociones básicas sobre el control financiero

 

Newsletter

Si quieres recibir nuevas notas te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter!

Close Bitnami banner
Bitnami