Por Juan Pablo Baldoni

CEO & Founder en BlueDraft y Plika

“Cash is King…”, esta expresión suele ser usada en el mundo bursátil, ventures capital, y en los negocios en general y expresa como nuestro flujo de caja termina siendo al final del día, un recurso clave para mantener viva a nuestra empresa. 

En este año de Pandemia la escuché más que nunca, tanto en mi participación en Creatribe como aceleradora, en BlueDraft con referente a análisis de datos y, principalmente en Plika, con los proyectos relacionados a Financial Planning & Analysis (FP&A).

 

¿Por qué razón fue y es tan repetitivo el término “Cash is King”?

Probablemente porque no hubo otra área más afectada por la crisis del COVID que la tesorería

La caja, se convirtió en el foco principal de las organizaciones, nos da una advertencia recordándonos que nunca debería haber abandonado esa posición de importancia.

“La caja es para una empresa lo que el agua para una huerta. No hay chances de que nuestras plantas crezcan y sobrevivan si no cuidamos este recurso y priorizamos cómo distribuirlo».

Entonces, “Cash is King”, resurge con cada crisis, pero es fundamental para toda empresa, tenerla presente en épocas de bonanza también, ya que permite poner foco en uno de nuestros principales inductores para el crecimiento.

 

¿Qué efectos genera la pandemia sobre el Flujo de Caja en el 2021?

La tesorería sufre y sufrirá los cambios drásticos que están afectando en mayor o menor medida a las distintas áreas funcionales de las empresas, además de verse afectada por una serie de factores externos. Entre ello, destaco lo siguiente:

  • Personas y Retención del Talento

Vamos a tener que proteger al talento vigente en la empresa, pero también ocurre que los porcentajes de rotación observados en el segundo semestre 2020 y las proyecciones del primer semestre 2021, llevarán a asignar muchos recursos financieros para reemplazar o captar nuevas personas, a fin de garantizar la continuidad de la actividad.

También asignaremos muchos recursos para modernizar nuestro vínculo con los equipos de trabajo, a fin de flexibilizarnos a las nuevas normativas.

Estos cambios requerirán una inyección extraordinaria de dinero para inducir nuevas tecnologías, que permitan la integración, vinculación y eficiencia en nuestros equipos de trabajo.

  • Compras

En general toda área funcional que tenga relación con proveedores será afectada. Observando dificultades relativas a lo financiero y revisiones de acuerdos pre-existentes al COVID.

En lo referente a los proveedores de servicios financieros, también se han encontrado oportunidades de mejorar el flujo de caja, tanto en las nuevas ofertas de servicios de los bancos tradicionales, pero también de las Fintech y otros proveedores de financiación alternativa.

Deberemos para esto asegurar la provisión de los servicios con todos nuestros proveedores.

  • Complicaciones regulatorias

Se deberá prestar atención al volumen de contratos que pueden frustrarse por cláusulas de ruptura o fuerza mayor, viéndose en gran medida, en las industrias de aviación, turismo en general, entretenimiento y gastronomía.

Lo primero que deberíamos hacer, es revisar la liquidez. Debemos conocer si la empresa requiera niveles más altos de caja o de capital circulante.

También tendremos que analizar la gestión del riesgo de cambio.

La volatilidad prevista en los tipos de cambio seguramente afectará a las estrategias de cobertura actuales.

También, a los márgenes, la cadena de suministro o los clientes, e introducirá una variabilidad en la cuenta de resultados que debemos conocer y anticipar.

 

¿Todavía no conoces Plika?

Ver video

 

Administrar un Flujo de Caja en 2021 es más complejo ¿Por qué?

Serán necesarios mayores grados de revisión, y tal vez dar una vuelta de timón en el medio del ejercicio, derivando recursos hacia otro destino.

La complejidad de la situación actual puede requerir niveles diferentes de asignación de funciones sobre los principales procesos que administran la Caja, lo cual debe ser previsto para que no frene los circuitos de aprobación de pagos o la gestión de cobranza.

Por otro lado, debemos ser conscientes de que puede verse afectada nuestra estrategia de financiación, tanto los financiamientos ordinarios con proveedores, clientes y bancos, como así también la financiación extraordinaria o fuera de lo normal, como ser el caso de colocación de deuda en el mercado.

Vamos a tener que plantearnos en qué medida los niveles de deuda actuales son o no sostenibles, y si el negocio es capaz de generar la caja suficiente para atender los intereses de la deuda.

Si no lo fuese, habría que analizar qué alternativas existen para recalendarizar la amortización del capital, negociar plazos de gracia o de refinanciar el pasivo bancario actual.

 

¿Cómo la tecnología puede ayudar a gestionar el Flujo de Caja bajo este contexto?

Lo más importante es preguntarnos cómo empezar. Para ello, es prioritario hacer un buen diagnóstico, que sea rápido y conciso, de lo que debemos hacer.

Hoy en día contamos con herramientas de FP&A, que nos permitan actualizar las previsiones del Cash Flow.

A su vez contemplan múltiples escenarios dentro de un análisis de sensibilidad de las principales variables macro y del propio negocio.

Con esto, tenemos punto de partida para trabajar y poner en marcha un plan con las acciones que generen liquidez con nuestros recursos actuales.

También deberá contemplar las distintas medidas de ayuda anunciadas que pudiera ofrecer el Gobierno en términos de aplazamiento de pagos y de ahorro de costos, y que definirá la estrategia de financiación que se adecúe a la nueva realidad del negocio.

Por último, vamos a llevar a cabo los planes de comunicación internos y externos apropiados

Esto nos permitirá establecer mecanismos reforzados de seguimiento y control de nuestra tesorería y actualizar y retroalimentar nuestra estrategia, según vayan sucediendo los acontecimientos.

Para todos los pasos, los invito también a leer mi anterior artículo sobre los desafíos de proyectar nuestros negocios en Latam.

En conclusión…

Todos deseamos que esta crisis se vaya lo antes posible y que los planes que los gobiernos impulsen, tengan efectos positivos lo más rápido posible.

Luego será el momento de reflexionar sobre los aprendizajes vividos, tanto en las malas, como así también cuando nos va bien.

 

¿Te interesa saber más de estas soluciones?

Pedir una Demo

Newsletter

Si quieres recibir nuevas notas te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter!

Close Bitnami banner
Bitnami